domingo, diciembre 05, 2010

Receta para hacer un golpe de Estado en un día.




1. Gobierno quebrado e intervenido desde mayo

2. El rescate irlandés hace por contagio que nuestro CDS suba como la espuma.

3. El sábado anterior ZP se reúne con grandes empresarios, entre los cuales está Botín, que ya dijo que había que despedir funcionarios y privatizar, privatizar, privatizar.

4. Esta semana toman de repente medidas impopulares como es la privatización del 30% de AENA. Ahora la cuestión es ¿cómo haces apeticible una empresa que tiene muertos como los aeropuetos de Jaca y Ciudad Real, y empleados respondones y bien pagados?

5. Los controladores saben que el Gobierno va a sacar un decreto que les sube el horario y habilita su sustitución por fuerzas militares si hacen huelga (es decir, el Gobierno vende parte de una empresa y se compromete a cubrir con empleados SUYOS los puestos que quedan sin cubrir por una huelga en una empresa ya medio privatizada), y se disponen a hacer huelga salvaje.

6. El Gobierno, si de veras hubiese querido ahorrarse lo de esta noche, lo hubiese tenido tan fácil como retrasar la publicación del Real Decreto por una semana, y fingir que negociaba con los controladores...¡durante sólo 7 días!. Y despúes podría clavársela hasta el fondo.

7. ¿Por qué  no lo hace? Muy sencillo, si los controladores la montan, el Gobierno ya tenía preparados los Reales Decretos que entran EN VIGOR EL MISMO DÍA DE SU PUBLICACIÓN (antes sólo la Constitución habia entrado en vigor el mismo día de su publicación) que los pone bajo control militar, el primero de los cuales, además, es el que empeora sus condiciones laborales.

8. En cuanto los controladores comienzan la huelga, dan orden de publicar el primer Real Decreto a las 21:30 horas de la noche, y el segundo en el BOE del sábado que por PRIMERA VEZ EN SU HISTORIA sale publicado a la 00:01 de la mañana del sábado. Para entendernos en 3h y media, el Gobierno publica dos Reales Decretos, el 1º en un BOE extraordinario que se publica a las 9 y media de la noche (lo sabemos gracias a José Blanco, que dio la hora EXACTA), el cual dice que los controladores se les podrá poner bajo mando militar, y a las 00:01 minutos, en el BOE del sábado ( el día siguiente ya) publican el que los declara efectivamente bajo control militar. Tan escaso espacio de tiempo entre uno y otro, las extrañísimas horas de pulbicación ( el BOE nunca está disponible online antes da las 8), y para pulbicarlo es IMPRESCINDIBLE que en la Agencia Estatal de BOE se hubiesen quedado en horas extraordinarias un número indispensable de trabajadores para maquetarlo y publicarlo, demuestran que el Gobierno estaba prevenido y alentó esta situación.

9. Y así dejan a los controladores con dos opciones: o se callan y aceptan la clavada, o los juzgan por "sedeción" y van a la carcel (pierden el puesto de trabajo sin derecho a indemnización por ser despido procedente); dejando AENA limpia y lista para que se la compren.

sábado, enero 16, 2010

Red S@S-tenible.

Consideramos imprescindible la retirada de la disposición final primera de la Ley de Economía Sostenible por los siguientes motivos:
1 -Viola los derechos constitucionales en los que se ha de basar un estado democrático en especial la presunción de inocencia, libertad de expresión, privacidad, inviolabilidad domiciliaria, tutela judicial efectiva, libertad de mercado, protección de consumidoras y consumidores, entre otros.
2 - Genera para la Internet un estado de excepción en el cual la ciudadanía será tratada mediante procedimientos administrativos sumarísimos reservados por la Audiencia Nacional a narcotraficantes y terroristas.
3 - Establece un procedimiento punitivo “a la carta” para casos en los que los tribunales ya han manifestado que no constituían delito, implicando incluso la necesidad de modificar al menos 4 leyes, una de ellas orgánica. Esto conlleva un cambio radical en el sistema jurídico y una fuente de inseguridad para el sector de las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación). Recordamos, en este sentido, que el intercambio de conocimiento y cultura en la red es un motor económico importante para salir de la crisis como se ha demostrado ampliamente
4 - Los mecanismos preventivos urgentes de los que dispone la ley y la judicatura son para proteger a toda ciudadanía frente a riesgos tan graves como los que afectan a la salud pública. El gobierno pretende utilizar estos mismos mecanismos de protección global para beneficiar intereses particulares frente a la ciudadanía. Además la normativa introducirá el concepto de "lucro indirecto", es decir: a mí me pueden cerrrar el blog porque "promociono" a uno que "promociona" a otro que linka a un tercero que hace negocios presuntamente ilícitos
5 - Recordamos que la propiedad intelectual no es un derecho fundamental contrariamente a las declaraciones del Ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Lo que es un derecho fundamental es el derecho a la producción literaria y artística.
6 - De acuerdo con las declaraciones de la Ministra de Cultura, esta disposición se utilizará exclusivamente para cerrar 200 webs que presuntamente están atentando contra los derechos de autor. Entendemos que si éste es el objetivo de la disposición, no es necesaria, ya que con la legislación actual existen procedimientos que permiten actuar contra webs, incluso con medidas cautelares, cuando presuntamente se esté incumpliendo la legalidad. Por lo que no queda sino recelar de las verdaderas intenciones que la motivan ya que lo único que añade a la legislación actual es el hecho de dejar la ciudadanía en una situación de grave indefensión jurídica en el entorno digital.
7 - Finalmente consideramos que la propuesta del gobierno no sólo es un despilfarro de recursos sino que será absolutamente ineficaz en sus presuntos propósitos y deja patente la absoluta incapacidad por parte del ejecutivo de entender los tiempos y motores de la Era Digital.
La disposición es una concesión más a la vieja industria del entretenimiento en detrimento de los derechos fundamentales de la ciudadanía en la era digital.
La ciudadanía no puede permitir de ninguna manera que sigan los intentos de vulnerar derechos fundamentales de las personas, sin la debida tutela judicial efectiva, para proteger derechos de menor rango como la propiedad intelectual. Dicha circunstancia ya fué aclarada con el dictado de inconstitucionalidad de la ley Corcuera (o ley de patada en la puerta).
El Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet, respaldado por más de 200 000 personas, ya avanzó la reacción y demandas de la ciudadanía antes la perspectiva inaceptable del gobierno.
Para impulsar un definitivo cambio de rumbo y coordinar una respuesta conjunta, el 9 de enero se ha constituido la "Red SOStenible" una plataforma representativa de todos los sectores sociedad civil afectados. El objetivo es iniciar una ofensiva para garantizar una regulación del entorno digital que permita expresar todo el potencial de la Red y de la creación cultural respetando las libertades fundamentales.
En este sentido, reconocemos como referencia para el desarrollo de la era digital, la Carta para la innovación, la creatividad y el acceso al conocimiento, un documento de síntesis elaborado por más de 100 expertos de 20 países que recoge los principios legales fundamentales que deben inspirar este nuevo horizonte.
En particular, consideramos que en estos momentos es especialmente urgentes la implementación por parte de gobiernos e instituciones competentes, de los siguientes aspectos recogidos en la Carta para la innovación, la creatividad y el acceso al conocimiento:
1 - Las/os artistas como todos los trabajadores tienen que poder vivir de su trabajo (referencia punto 2 Demandas legales, párrafo B. "Estímulo de la creatividad y la innovación", de la Carta);
2 - La sociedad necesita para su desarrollo de una red abierta y libre (referencia punto 2 "Demandas legales", párrafo D "Acceso a las infraestructuras tecnológicas", de la Carta);
3 - El derecho a cita y el derecho a compartir tienen que ser potenciado y no limitado como fundamento de toda posibilidad de información y constitutivo de todo conocimiento (referencia punto 2 "Demandas legales", párrafo A "Derechos en un contexto digital", de la Carta);
4 - La ciudadanía debe poder disfrutar libremente de los derechos exclusivos de los bienes públicos que se pagan con su dinero, con el dinero publico (referencia punto 2 "Demandas legales", párrafo C "Conocimiento común y dominio público", de la Carta);
5 -Consideramos necesaria una reforma en profundidad del sistema de las entidades de gestión y la abolición del canon digital (referencia punto 2 Demandas legales", párrafo B. "Estímulo de la creatividad y la innovación", de la Carta).
Por todo ello hoy se inicia la campaña INTERNET NO SERA OTRA TELE y se llevarán a cabo diversas acciones ciudadanas durante todo el periodo de la presidencia española de la UE.
Consideramos particularmente importantes en el calendario de la presidencia de turno española el II Congreso de Economía de la Cultura (29 y 30 de marzo en Barcelona), Reunión Informal de ministros de Cultura (30 y 31 de marzo en Barcelona) y la reunión de ministros de Telecomunicaciones (18 a 20 de abril en Granada).
La Red tiene previsto reunirse con representantes nacionales e internacionales de partidos políticos, representantes de la cultura y legaciones diplomáticas.
Firmado
Red SOStenible
http://Red-SOStenible.net

sábado, diciembre 05, 2009

Manifiesto en defensa de los Derechos Fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.


Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

sábado, octubre 31, 2009

OPEN GRAVES: ¡Mamá, quiero ser guionista!




    Tuve la oportunidad de asistir en primicia al estreno de esta película española en el pasado Festival de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, del cual sin duda ya hayan leído abundantes laudos, panegíricos y ditirambos por webs y blogs, por más que a mí me pareció una reunión de amiguetes cutre, chapucera y mal organizada (tal vez hable de ello en otro momento).
¿Qué puedo añadir? Que la película tuvo el honor de abrir el festival, que a tenor de su calidad bien podrían haberlo iniciado con un anuncio de laxantes (igualmente doloroso, pero más breve), y que si esto es el cine de terror que España puede dar, mañana mismo inicio los trámites para hacerme súbdito nepalí.

    Pero al meollo.

    Ábrese la peli con unos breves planos de algo que se supone que es una cámara de torturas de la Inquisición, alternándose con otros que muestran con todo detalle (y brevemente, que para algo estamos en la era MTV) las torturas que unos monjes infligen a una desdichada bruja (le cortan los pezones, le arrancan las uñas...). Quitando pequeños detalles como que la Inquisición Española era más un instrumento de control y represión política que no de persecución de la brujería; que en la vida real hasta tenía ventanas en sus edificios, en lugar de andar sus miembros de sótano en sótano y tiro porque me toca, cual bodegueros; y que vistan hábítos de guardarropía (que así se parecen a las vestiduras del Santo Oficio como un noruego a un bosquimano) son pequeños detalles sin importancia. Con posterioridad sabremos que la bruja torturada se llama, a la sazón "MAMBA MASAMBA" (e máis trabalhar), y que la torturan por causa de una caja (cuya tapa ostenta una libélula grabada) que un monje se dispone a echar al fuego (un fuego tan raquítico que malamente podría consumir un periódico, y mucho menos la caja en cuestión, de tamaño bastante respetable). El monje (trapense, benedictino o cofrade de Nuestra Señora del Abrigo de Pana, vaya Vd. a saber) se lo piensa mejor y se... la... guarda (la caja, malpensandos), supongo que para que pueda haber película. Fundido a negro y...

¡TÍTULOS DE CRÉDITO! ¡MÚSICA ROCK! ¡ACTORES DESCONOCIDOS! ¡ELIZA DUSHKU! (una secundaria de la triste serie BUFFY, CAZAVAMPIROS)

    Se disuelve el fundido y vemos cómo unos pescadores sacan un cuerpo despellejado del agua. Un inspector de policía lo examina. El cuerpo abre los ojos y grita. Fundido a negro (el segundo en menos de un minuto) y...

    Se disuelve el fundido y vemos al protagonista: Jason: rubio, surfero y yanqui, con su amigo Tomás (el típico latino ligón, gesticulante y "gracioso") que (parece ser) están disfrutando de unas merecidas vacaciones tras terminar la universidad, y se la pasan surfeando en el Páis Vasco (en alguna escena se reconoce la ermita de San Juan de Gaztelugatxe). Allí ven a una misteriosa y hermosa morena que, según el amiguete del prota, "ha preguntado por él". ¡Misterio, intriga, dolor de barriga!

    Esa misma tarde, Jason, Tomás y una de las novias de éste se van a ver un mercadillo de esos donde los perroflautas antisistema te clavan 30 euros por un costroso collar de cuero y conchas. Jason, porque lo ha leído en el guión llevado por una misteriosa fuerza, se mete en una tienda (que no tiene letrero ni mostrador ni ná) donde un mutilado sin piernas (Alex O'Dogherty) le suelta tal discurso anti-yanqui que no parece sino que por error se ha metido enl a sede local de Izquierda Unida. Cuando Jason, lógicamente mosqueado, se dispone a largarse, el inválido (que responde al hispano nombre de "Mardek") ve una libélula posarse en una bombilla y, súbitamente, se disculpa y le regala como muestra de buena voluntad... adivinen... ¡sí, la caja del principio! (la libélula, ¿lo captan?). Jason, que como buen yanqui, debe encontrar muy europeo que primero te culpen hasta de la muerte de Manolete y después te regalen una antigüedad de hace cinco siglos como desagravio, acepta el regalo sin inmutarse (o eso o el actor es un carapalo... ¡oh, wait!)

    Se siguen minutos de aburrimiento en los que los tres colegas se toman unos cafés y abren la caja, que resulta que contiene un juego de mesa la mar de coqueto y resultón, con dados, cartas de azar y toda la parafernalia. Así que uno no sabe si a la bruja la mataron por bruja o porque la Inquisición ya se olía que el MONOPOLY era cosa del diablo.

    Resumiendo, que esa misma noche se montan una fiesta en la playa con disck-jockey, copas y mujeres fáciles (y sin que ningún ertzaintza pase por allí a pedirles el DNI); Tomás presume de que se está cepillando a dos tías a la vez, aparece "la otra", le hace una mamada porque está enfadada de que siga con "la una" (sí, parece que el guionista quiere que nos creamos lo de la bruja haciendo que la vida cotidiana sea todavía más improbable); como Jason es un chico moderno, sensible y esas cosas se va a estar solo y a meditar sobre lo fugaz de la existencia en este mundo tan banal; aparece la chica misteriosa, le dice que si juegan al teto, y él,
que es tonto, va y lo entiende literalmente, saca el juego, la abre y llaman a sus amiguetes para que jueguen también. Así que de repente ya tenemos la pandilla completa de amigos de la universidad: un norteamericano, un latino genérico, la rubia que es "la una" y que no sabemos de dónde es, un vasco (del que no sabemos que es vasco), otro que no sé si es vasco, pero vive allí; y "la otra", que es una italiana (para mí que eso en vez de la uni era la ONU).

    Comienzan a jugar y a coger cartas de azar, las cuales están escritas en verso... en inglés (sí, una bruja española crea un juego de mesa que plagia a JUMANJI y que además tiene versos en inglés, ¡no me digan que no es lógico ni plausible¡). La cuestión es que al que le salga una carta con versos hablando de una muerte horrible y rematada con VAE VICTIS!, se va del juego. Al primero que le toca la china (o la bruja) es al vasco (que no se sabe que es vasco); como ya no pinta nada y jugar y hablar es algo que no son capaces de hacer al mismo tiempo los personajes, lo envían por más cervezas a casa de Tomás, el cual le deja su coche amablemente (sí, lo envían por bebida a donde Cristo perdió las llaves cuando en la playa de al lado se han dejado montado el mini-bar entero).

    El vasco (del que no sabemos que es vasco) se hace con las cervezas pero, la naturaleza obliga, siente unas súbitas ganas de mear. En vez de ir al baño en casa de Tomás decide, en un alarde de intrepidez y mala educación, irse a mear al borde de un acantilado que por ahí estaba, de cuyo abismo sólo lo separa un alambre... de espino (supongo que para disuadir a los que tengan tentaciones de robar... ¿el qué?). Mientras dejamos al vasco (del que no sabemos que es vasco) miccionando vascamente muy a su sabor, aparece de nuevo la libélula de antes, que así como quién no quiere la cosa, se lanza contra el vasco del que no sabíamos que era vasco y que todavía estaba terminando de vaciar su vasca vejiga.

    Como los vascos tienen genéticamente implantado el sentido-araña de Spiderman, oye cómo se le echa encima la libélula, a lo que reacciona con pánico extremo (y por lo que podemos colegir, dejándose la chorra fuera), como si en vez de un insecto se le echase encima Falete hasta las cejas de Viagra. Retrocede, se cae por el barranco, y consigue agarrarse al alambre de espino (¡auch!). A continuación tenemos un bochornoso intento de crear suspense mediante un montaje paralelo en el que vemos: a) al vasco (que no sabemos que es vasco) deslizándose por el alambre; b) sus amigos jugando; a) al vasco deslizándose y pidiendo socorro; b) sus amigos jugando; a) al vasco pidiendo socorro y deslizándose, b) sus amigos jugando; etc... como si no supiéramos que es carne de cañón (como en esta película no hay negros, asiáticos ni chicanos, se ve que los euskaldunes hacen el papel de minoría étnica prescindible). Finalmente cae, muere y unos cangrejos devoran su cadáver (con lo cual se las arreglan para plagiar de una tacada EL MÁS ALLÁ, LA NOCHE DE LAS GAVIOTAS y DESTINO FINAL, difícil proeza, en verdad). Mientras, sus amigos juegan y a todos les va tocando más tarde o más temprano una cartita de VAE VICTIS... pero interrumpen la partida, cuando sólo quedan dos jugando, porque se caen de sueño.

    Al día siguiente, el policía aquel del principio aparece para decirles que su amigo ha muerto, que parece un accidente, y que blablabla (es decir, que en el País Vasco los cangrejos antropófagos forman parte de la fauna autóctona). Todos acuden al entierro y... ¡por fin sabemos que es vasco!, porque vemos la lápida con el nombre completo del fallecido y sus dos apellidos... vascos.

    Como los personajes son así tirando a limitados (intelectualmente hablando), son incapaces de conectar los versos de la carta con la muerte de su amigo. ¡Claro, como no se limitaba a poner "Te meterás una hostia y los cangrejos te cenarán. Jódete." sino que lo hace en verso, pues la cosa está difícil! Abrumados por el dolor, Tomás y su novia "la una" se van al aserradero donde trabaja el otro amiguete que es de la zona (y del que creo que ni nombre tiene) para que el primero le saque fotos a su churri en poses insinuantes (sí, Tomás es un fotógrafo profesional aunque luego sus fotos sean penosas, y además no hay nada mejor después de un funeral que irse a sacar fotos a tu novia en bikini). El público se aburre durante cinco minutos y la sesión fotográfica termina.

Cuando vuelven al coche Tomás recuerda que se ha olvidado algo, y el amiguete sin nombre se ofrece a recogerlo él y llevárselo más tarde... con lo que se queda sólo en un aserradero, que es un sitio con muchas cosas que hacen pupa. Cuando vuelve, las sierras se ponen en marcha, las máquinas se mueven y... ¡no pasa nada! Por si la película ya tenía poca lógica, el guionista ya lo echa todo a la venta de la Zarza, pone sus pies en alto y decide que, de ahora en adelante, todo vale y nada importa. De repente dos serpientes (CGI's que avergonzarían a un MSX) aparecen ¡VOLANDO! de la nada, y muerden al desdichado por doquier. Se pone rosa, malva, morao de tanto sufríh y expira.

    Se llevan al cadáver a la morgue, aparece el policía, le echa un vistazo y asegura "Eso son picaduras de mamba negra". Yo no sé qué pasa en la ficción, que llega House, te mira y te detecta un lupus, y llega un policía, te mira y te dice qué bicho te picó, cuándo, la alineación del Rayo Vallecano y la receta de la tarta de queso de su abuela. La forense, en vez de mandarlo a paseo, sólo le dice que la mamba es un bicho que vive como a tomar por saco a mano izquierda, pero que si él lo dice, que sí, que un tío ha muerto envenedado por una mamba negra en Euskadi, y que de paso se ahorra hacer autopsia que siempre es un coñazo.

    La siguiente víctima es "la una" que de repente se vuelve vieja y fea y decrépita (según la carta que le tocó, eso significa "que se la llevará su lado oscuro", lo cual viene a demostrar que las cartas son como las Centurias de Nostradamus, que significan una cosa y la contraria). Su novio se lo toma un poco a mal, que eso de acostarse con una mozuela y levantarse con una vieja no le ha pasado ni a Dinio, así que deciden buscar... ¡en Internet! información sobre la bruja y su juego.

Gracias a Dios, en vez de Google en la película existe un buscador llamado "Ulysses" que es la leche en verso, porque le teclean "Mamba Masamba" (e máis trabalhar) y ya en el primer enlace le viene completa la historia de la bruja, del juego, de por qué ella era rebelde (porque el mundo la hizo así), expansiones oficiales, spin-offs y otras zarandajas. Los personajes, que tienen la decencia de leerlo en alto para que los espectadores nos enteremos de todo y el guionista se ahorre el escribir una buena historia, nos informan de que el juego le concede su deseo más preciado al ganador, y de paso le da matarile a todos los que pierden la partida.

    Mientras de esto se enteran, la italiana decide poner pies en polvorosa; se mete en su coche, mete la quinta y se larga echando chispas para su tierra, al tiempo que coge el móvil, llama a su madre y, entre lágrimas, le dice que vuelve a casa... en coche (de Bilbao a la frontera franco-italiana, 1000 kms de nada). Como está llamando por teléfono, no ve cómo un camión cargado de gasolina se le echa encima; ambos se estrellan, caen unos cables eléctricos por ahí, se derrama la gasolina, todos arden y ella muere atrozmente. (DGT INFORMA! CONDUCTOR: SI HABLA POR EL MÓVIL, LE CAERÁ ENCIMA UNA MALDICIÓN DE CUATRO SIGLOS Y MORIRÁ DE MUERTE CRUEL!)

    Ya sólo quedan Jason, Tomás y la misteriosa chica del principio (a todo esto, Erica es su nombre). Como ya empiezan a estar enfadadillos, se van a la tienda polvorienta del principio, que sigue polvorienta, pero esta vez sin nadie. Preguntan en el pueblo por el nombre del dueño y su dirección, se la dan, y van con un bate a partirle las piernas... alguna parte del cuerpo si no les da la información que desean. Allí se lo encuentran... ya perneado y feliz, pero con un buen par de palos lo llevan de nuevo por el buen camino, y éste les confiesa que para que el deseo se cumpla, no llega con completar el juego, sino que además se lo tienen que pasar a otra persona, y que el cuerpo despellejado del principio era el de su hermano, que también jugó (aunque de ese cuerpo ni Jason, ni Tomás ni Erica han tenido la menor noticia en lo que llevamos de película).

    Liando más la cosa, el detective aparece de improviso en casa de Tomás (la cual lo mismo está perdida en medio de ninguna parte, que al lado de todo el mundo, según le convenga al guión), exigiéndoles que le entreguen el juego (el por qué, nunca queda claro). ¡Para ser un juego misterioso del que nadie sabía nada, al final resulta ser más conocido que el mus!
El detective se lleva a Tomás secuestrado, con la amenaza de que, o le dan el juego antes de una determinada hora, o se lo carga inmisericordemente. ¿Y qué hacen Erica y Jason? Pues jugar como locos a ver si acaban la partida antes de que expire el plazo (y si no, lo siento Tomás... total, ibas a palmar de todas todas, que te lo decía la carta). De hecho, Tomás muere al enzarzarse en una pelea con el detective.

    Juegan un rato, Jason llega al final y tiene que enfrentarse a una variante del clásico enigma de los dos guardianes, sólo que esta vez en vez de guardas son las dos cabezas de serpiente que coronan el juego... con el pequeño fallo de que esas cabezas NO HABLAN (con lo cual la solución al enigma es imposible). De todas maneras, Jason acierta porque el guión lo quiere es muy listo,  y formula su deseo.

    No pasa nada.
    Ahora aparece el nuevo bochorno. Erica deduce que para que el deseo se cumpla, no sólo tiene que haber ganado la partida, sino que además tienen que morir todos los demás participantes... ¡pero a ella no le ha salido ninguna carta de muerte! ¿De dónde demonios se sacan ahora esa regla ridícula? Claro, si no, no hay ethos ni pathos, ni momento supuestamente dramático, pero al menos se agradecería que el guionista hubiese tenido la decencia de no sacarse reglas nuevas del culo cuando le viene en gana.
    Por hacerlo breve: ella quiere sacrificarse, él no quiere que se sacrifique, se miran, se desean, se besan, se van a la cama, consuman el ayuntamiento carnal y, mientras él duerme, ella se va a la playa y se suicida ahogándose.

    Jason se despierta, grita su nombre, corre a la playa, llora, y esas cosas. En ese momento aparece el detective (que ya estaba aburrido de esperar a que le entreguen la cajita de las narices) y la exige por las malas. Jason, que sabe que ha ganado el juego, que ya no queda nadie vivo, y que para que se cumpla su deseo sólo tiene que dársela a otro... ¡se niega! ¡Pero vamos a ver, alma de cántaro, que te están poniendo la ocasión a huevo! Pero nada, se ve que sus antepasados también eran vascos, porque a terco no le gana nadie al chavalín. Hay una pelea con el previsible resultado de que el policia muere por su propia arma.

¡Súbitamente, el mar se enciende con una luz misteriosa! Para cachondeo del personal, la propia Mamba Masamba (e máis trabalhar) surge de las aguas (¿por qué de las aguas? ¡Ah, misterio!), con unas alas de libélula tan ridículas que parece la versión XXL de la Campanilla de Peter Pan; de hecho todo el cuerpo es un CGI ridículo al que le superponen la cabeza de... ¡Eliza Dushku! ¡Sí, amigos, no sólo el juego se cumple cuando por fin muere EL QUE NO ESTABA JUGANDO AL JUEGO, sino que además Mamba Masamba y Erica tienen la misma cara! (porque en ningún momento se ha insinuado que fuesen la misma persona, ni nada por el estilo, y de serlo tampoco tendría sentido el argumento). Ella le promete el oro y el moro, pero Jason, noble como él sólo, pide "Volver a una semana antes".

.
...
......
........


    Sí, repasemos: se han muerto todos sus amigos, la chica que le gustaba, y casi le mete un tiro un policía desequilibrado. Podría pedir, no sé, que el juego nunca hubiese existido, que todos sus amigos volviesen a estar vivos, o que Sega resucitase la Dreamcast. Pero no, se limita a pedir "volver a una semana antes". La bruja le cumple su deseo y...
¡Oh, sorpresa sorprendente!, volvemos al principio de la película, con Jason y Tomás en la playa. Y por si al espectador no le queda claro, el director nos obsequia con la repetición de las escenas más importantes de la película, durante los últimos... ¡diez minutos! (¿Qué, Álvaro, es que la película no llegaba ni a hora y media de duración?) Fundido a negro y...

¡MÚSICA ROCK! ¡TÍTULOS DE CRÉDITO! ¡ABURRIMIENTO Y ARCADAS!

Título alternativo: ¡CLOSE GRAVES! (¡que si no, se nos aparece una peli española!)

domingo, mayo 04, 2008

O VERAL:"RUTA DAS CHOUSAS"

O Veral es una parroquia cercana a Lugo (por la carretera de Friol), en la que la Xunta de Galicia tiene una piscifactoría y un "Centro de Interpretación da Natureza", y en donde se ubica una sencilla y agradable ruta senderista.

Llegar no es difícil, basta con salir de la N-540 de Lugo cogiendo sentido Friol, como muestra este mapa:


Ver mapa más grande

Justo donde está el destino el carril se desdobla en dos, pues AHÍ se gira a la izquierda, se baja una pendiente, y ya se está en O Veral, listos para comenzar la ruta senderista, conocida como RUTA DAS CHOUSAS ("chousa" es una palabra gallega que designa a aquellas parcelas cerradas de monte, tanto particulares como individuales, que se usan primordialmente para recoger leña, hierba para el ganado o, menos frecuentemente, para labranza).

Una de las primeras chousas del camino.


Otra chousa con un carballo haciendo de límite


Vista superior de una cantera de granito abandonada, en la que se ha formado además una charca cenagosa.


El laberinto del fauno.


Dos vistas desde el camino



El puente sobre el río Mera


El río Mera crecido por las lluvias


P.D: Gracias, Paz :)

miércoles, agosto 15, 2007

El juego que Atari nunco pudo distribuir en España...




Esta pequeña tontería ha sido creada desde www.labelmaker2600.com , donde, subiendo un archivo .jpg que tengamos en el disco duro, podemos crear una carátula fingida de un videojuego de Atari 2600. No hay muchas opciones, pero el resultado queda simpático. Una vez creada la imagen, hay que bajársela al ordenador propio, ya que la página borra automáticamente las carátulas a las 6 (seis) horas de creadas.

Friki que es uno. :D :D :D

domingo, mayo 20, 2007

THE WICKER MAN o TOMÁS MORO DEL REVÉS.

Ante todo querría aclarar que voy a hablar de la versión clásica dirigida por Robin Hardy, y no al remake dirigido por Neil Labute y protagonizado por Nicholas Cage (versión que mis principios me impiden padecer... digo, ver).



Es THE WICKER MAN una película casi desconocida en España, no ya porque nunca se haya distribuido (responsabilidad de nuestros delictuosos distribuidores, que mientras olvidan ésta y otras joyitas, nos castigan con bodrios como SOÑANDO, SOÑANDO, TRIUNFÉ PATINANDO), sino porque 1) es una de las últimas obras estimables de una industria, la británica, que estaba entrando ya en coma profundo, pasando bastante desapercibida; y 2), siempre se ha considerado que pertenecía a un género, el fantástico, que en España nunca ha conseguido superar los muros del guetto intelectual, muros muchas veces erigidos por los propios encerrados en su interior, que se obstinan con ahínco en evitar que, o bien entren influencias externas, o bien salgan al exterior obras "suyas" para que puedan ser disfrutadas por el público infiel y pagano que no adora a Fisher o Carpenter. Muchas veces el peor enemigo del fantástico es el fan cerril.

Esto último resulta tanto más irónico, cuanto que THE WICKER MAN no es en absoluto una obra fantástica, antes bien, es una cruel sátira swiftiana que lanza dardos envenenadísimos contra la sociedad británica, aunque buena parte de su contenido es extrapolable a cualquier país, mérito de su guionista Anthony Shaffer (autor también de LA HUELLA), que nos hace olvidar la plana y sosilla dirección de Robin Hardy.

La trama transcurre, como la UTOPÍA de Tomás Moro, en una isla ficticia, llamada Summerisle (literalmente, "Isla-del-verano", clara alusión a su carácter edénico). La película comienza, de hecho, con un burlesco rótulo que agradece a "The Lord Summerisle and the people of his island off the west coast of Scotland for this privileged insight into their religious practices". Shaffer no pretende hacer pasar por verdadera una localización tan evidentemente quimérica, sino dejar patente desde el primer momento una ambientación, una localización que representa el culmen de la periferia respecto de la Gran Bretaña urbana. Darryl Jones, en su libro "HORROR: a cultural history in books and cinema", dedica un capítulo entero a tratar la idea de lo "no-británico" en la narrativa y cine de género como corporeización y portador del Mal, y cómo esta idea se plasma frecuentemente en la concepción de las zonas periféricas del Imperio (Irlanda, en las historias de LeFanu; Gales, en las novelas CANDLELIGHT o LA GUARIDA DEL GUSANO BLANCO, o en la película de Whale EL CASERÓN DE LAS SOMBRAS; y Escocia, sobre todo debido a las numerosas adaptaciones más o menos fantasiosas que trataron de la vida criminal del highlander caníbal Shawney Bean) como zonas en las que perviven supersticiones y ritos paganos, antítesis de la britanidad culta y cristiana.
Anthony Shaffer continúa esta tradición exacerbando el carácter excéntrico de Summerisle: no sólo pertenece a la periférica Escocia; además es una isla "off the west of Scotland", es decir, más alejada incluso que las islas Shetland o las Hébridas. En resumen, es la periferia de la periferia. Y a esta isla, buscando a una chiquilla desaparecida, Rowan Morrison, llega el representante prototípico de la autoridad gubernamental (y tiene que llegar en hidroavión, dado el aislamiento del lugar): el sargento de policía Howie, que además de destacar cada dos por tres ante los lugareños que él viene de la "mainland", es decir, de Tierra Firme, es un puritano convencido. Ciertamente es un personaje que se hace antipático por su rigidez dogmática, a pesar de estar adornado de virtudes como un cierto coraje, la decisión y tenacidad.
Las primeras pesquisas del sargento son infructuosas, ya todos dicen desconocer quién sea la niña desaparecida; la propia madre dice no tener ninguna hija llamada Rowan y, ante el asombro del policía, le muestra a la hermana menor diciendo que es su única descendiente. Pero el primer contacto real con las peculiaridades isleñas lo tiene en la posada del pueblo, donde los lugareños saludan a la hija del posadero (una sensual Britt Ekland) con una canción obscena, ante la sonrisa condescendiente de su propio padre. La posada está adornada con numerosas fotografías de las diferentes cosechas de Summerisle, principalmente manzanas (producto por el cual es famosa la isla) y, sin embargo, la cena que sirven al policía se compone de verduras envasadas, y no hay manzana para postre, sino... melocotones de lata. Más tarde, decidido a explorar el pueblo por la noche, el sargento se encuentra con la imagen blasfema de varias parejas de jóvenes fornicando en el cementerio del pueblo (salvo una mujer desnuda que llora, desconsolada, sobre una tumba). Si tenemos en cuenta que la juventud isleña hace gala de unas melenas y de unas ropas, digamos, coloristas, podríamos pensar que lo que se nos muestra es la idea limitada y torticera que una mentalidad conservadora tendría del movimiento hippie. Vuelve el sargento turbado a la posada, sólo para contemplar desde su ventana cómo un personaje que se mantiene en la sombra llama a la hija del posadero y le hace entrega de un joven para que ésta lo desvirgue.
Las sorpresas continúan al día siguiente. El sargento Howie, buscando pistas sobre la niña desaparecida, se dirige al colegio del pueblo (en un anacrónico carruaje), y por el camino contempla a la población de Summerisle dedicada a varios ritos paganos de fertilidad. Así, ve a mujeres desnudas brincando sobre una fogata para ser fértiles, y a los niños del pueblo danzando alrededor del Poste de Mayo (antigua tradición popular que celebraba la llegada del buen tiempo). El policía, cuya moral puritana le hace abominar de cuanto ve, no sale de su asombro cuando en el aula infantil la profesora explica a a las impúberes alumnas que el Árbol de Mayo es un símbolo fálico. El sargento Howie, después de exclamar si es que acaso esas niñas no saben nada de Cristo (y la cara de extrañeza de las chiquillas al escuchar ese nombre que no les suena de nada es antológica), procede a preguntarles por Rowan Morrison, sin resultado. Obstinado, rebusca en todos los pupitres hasta dar con la lista de la clase que la maestra guarda, y en la que sí aparece el nombre de la desaparecida. La maestra decide entonces llevar al sargento fuera y le explica que en la isla se cree que cuando alguien muere su alma va a parar de nuevo a las aguas, los árboles, al aire. El sargento pregunta si no les instruye en la verdadera religión, y lo que la maestra replica que les resulta más difícil a los niños creer en la resurrección al fin de los tiempos, que en la reencarnación, para espanto de nuestro protagonista. Es precisamente su propia obsesión religiosa la que hace que el policía crea a la maestra, tan convencido está ya de la depravación pagana de la isla, y no se percata de que tal vez haya otros designios tras la misteriosa desaparición de la niña Morrison.
A continuación decide visitar al gobernador de la isla, Lord Summerisle (el magistral Christopher Lee en una de sus mejores interpretaciones), el cual le explica el origen de las prácticas paganas de la isla, además de obsequiar al espectador con algunas de las mejores líneas de diálogo de la película, envenenados dardos al cristianismo. Así, cuando el sargento vuelve a su tema recurrente de por qué Lord Summerisle ha dejado desaparecer el culto cristiano, éste contesta colocialmente que el Dios de los cristianos “had His chance […] and blew it” (traducible como "tuvo su oportunidad, y la cagó"). El sargento Howie no ceja y continúa diciendo que las prácticas paganas son un conjunto de paparruchas y un sinsentido, a lo que repone Christopher Lee que no lo es más que creer en Cristo "He himself the son of a virgin impregnated, I believe, by a ghost". Mas, al fin y al cabo, ¿de dónde proviene este retorno al paganismo? Lord Summerisle mismo explica cómo su abuelo, un reputado perito agrónomo de la época victoriana, llegó mucho tiempo atrás a la isla, por aquel entonces una isla baldía e inhóspita en la que sus habitantes malvivían de la pesca, a pesar de contar con una tierra fértil. El abuelo Summerisle, dispuesto a crear un Edén, y para conseguir que los isleños le ayudasen en la tarea de transformar el paisaje, introduce una mezcla sincrética de viejos ritos paganos relacionados con la fertilidad y la sexualidad, con el doble objetivo de implicar ideológicamente a sus asalariados en el éxito de la empresa y, de paso, tenerlos más contentos y tranquilos que con el cristianismo que en todo ve pecado y blasfemia (y el propio sargento es una buena prueba).
Después de su infructuosa charla con Lord Summerisle, nuestro policía visita al médico de la localidad para buscar el certificado de defunción de Rowan Morrison. Para su asombro, aunque el médico le asegura que la niña murió por enfermedad, también le informa de que no hay certificados de defunción en la isla debido a sus peculiares creencias religiosas. Extremo éste que se ve desmentido cuando el sargento va al registro municipal y comprueba que SÍ se archivan las defunciones... salvo la de Rowan Morrison. La conclusión es clara, Rowan Morrison está viva. ¿Pero por qué? Instado por lord Summerisle, tras una nueva visita al mismo, el sargento Howie va a la biblioteca municipal a buscar información sobre el festival de primavera que se celebrará al día siguiente. El policía no puede dar crédito a lo que lee: tras un día de celebración, se sacrificará a los dioses paganos una víctima pura. ¡Para eso guardan a la niña!
Más tarde, ya de noche, una dura prueba aguarda al sargento. Britt Ekland, la hermosa hija del posadero (y que duerme pared con pared) baila desnuda en su habitación y canta una sensual canción, invitando al sargento a acostarse con ella, mientras golpea las paredes y diversas partes de su cuerpo. A duras penas consigue mantener el control y sobreponerse al cántico de las sirenas.
Ya al día siguiente comienza una frenética búsqueda de la niña por las calles del pueblo, ya en plena celebración, con los lugareños enmascarados, lo que crea una dificultad añadida. Así que al sargento no le queda más remedio que dejar inconsciente al posadero, vestirse en su lugar el disfraz de Polichinela que éste debiera vestir en la gran procesión pagana, e intentar salvar a la niña de una muerte cierta. O eso cree nuestro protagonista, que no tardará en enfrentarse al hombre de mimbre...

Tras el primer visionado de la película es fácil percibir un primer nivel de lectura, una feroz crítica a la religión en general. Para Shaffer queda claro que el pensamiento religioso es en general pernicioso, independientemente de la forma concreta que adopte.
El cristianismo del sargento Howie es un cristianismo integrista, incapaz no ya de comprender, tan siquiera de aceptar cualquier cosa que se salga de su estrecha perspectiva, obsesionada con el pecado (especialmente la lujuria). Es precisamente el obcecado puritanismo del sargento Howie el que le impide interpretar correctamente lo que observa en la isla: él sólo ve perversión pagana y lujuria desbocada en la desenfrenada sucesión de ritos de fertilidad que practica la población, incapaz de conectarlo con el hecho evidente de que una isla famosa por sus cosechas tenga que recurrir a verduras enlatadas para comer, o que no haya ni una de sus afamadas manzanas. Tales ritos no son más que desesperadas rogativas de unos fieles que esperan que la divinidad devuelva la feracidad a sus campos, iguales en intención a sacar al santo de la iglesia para que llueva; y del mismo modo que se saca al santo tantas veces como haga falta, los isleños practican incesantes sus ritos de fertilidad (fornicar sobre las tumbas, saltar hogueras en cueros, bailes alrededor del Palo de Mayo) con la esperanza de que tarde o temprano la cosecha vuelva a ser abundante. Convencido de su superioridad moral sobre los isleños, el sargento Howie no sospecha que entre las obvias contradicciones de los isleños respecto a la suerte de la niña haya más que mentes depravadas por el paganismo, incapaz de ver cómo estas pistas le llevan de un lado a otro al paso al son que toca Lord Summerisle; como son paganos, en resumen, para el sargento Howie no pueden ser inteligentes. Es su puritanismo rígido el que le impide comprender la terrible verdad del festival de primavera, sin duda porque para él, lector de la Biblia, todo pagano debe sacrificar niños a su Baal particular, aunque en el libro que lee en la biblioteca se explica todo sin ocultarle nada. Su rigidez moral le impele a rechazar los favores de la isla del posadero, ya que el sexo lleva a la perdición, cuando en esta ocasión es al revés, ceder a la carne hubiese sido su salvación, como hubiera podido deducir del libro si no lo hubiera interpretado a través de sus propios prejuicios.
Pero la religión pagana tampoco sale mejor parada. Los isleños son, a su modo, tan fanáticos como el sargento Howie, ya que practican con constancia digna de mejor causa unos ritos de fertilidad inútiles (como sabremos más adelante por Lord Summerisle, hace ya tres años que las cosechas son malas, y empeorando cada vez más), y, convencidos de que su religión es verdadera, participan con alegría y convicción en la barbaridad final, porque es lo que los dioses quieren, sin que Lord Summerisle (que sabe que las cosechas son malas porque el suelo está agotado por la agricultura intensiva, y que no hay milagro que lo arregle) haga nada por desengañarles, ya que su status como líder y gobernador de la isla depende precisamente de su condición de sacerdote supremo en Summerisle, y no puede destruir el paganismo sin destruir al mismo tiempo su posición de mando en la sociedad de la isla.
El mensaje es, pues, claro. No hay religión buena.

Pero también hay una segunda lectura: Summerisle es una visión metafórica de la propia Gran Bretaña, una UTOPÍA pervertida. De una isla donde Tomás Moro prefiguraba una sociedad perfecta sin los defectos de aquélla inglesa en la que vivió, vamos a dar a otra, creada por Shaffer, donde se nos muestran esos defectos aumentados y en primer término. Summerisle, una sociedad ubicada en una isla (como la propia Gran Bretaña), permanece ajena a toda influencia del exterior, continuamente vuelta hacia sí misma y sus propias tradiciones. Es, a primera vista, un lugar paradisíaco, lleno de verdor y hermosura, aunque realmente la tierra se esté volviendo baldía, y donde la mayor parte de la población es ruda e ignorante, y que pasa la mayor parte del tiempo en la taberna. Al igual que el Reino Unido, también en Summerisle el supremo regente es al mismo tiempo cabeza del gobierno y de la religión, su puesto está legitimado y justificado por la divinidad, pero al mismo tiempo, es precisamente la necesidad de conservar ese poder, o el temor a perderlo, lo que hace que el gobernante se niegue a eliminar los errores de sus ciudadanos; es, a un tiempo, detentador y prisionero del poder. Una religión, además, implantada por un concreto cálculo político y económico, que es mantener una estructura social jerarquizada y estable, firmemente sujeta en manos de la dinastía Summerisle (y no es casualidad que el fundador proviniese de la Inglaterra victoriana, aquélla que extendió su religión y la sumisión a la corona por medio mundo, a través del Imperio), y además de tener tranquilos a los lugareños, consigue que produzcan más y mejor (una cínica mezcla de Marx, Enrique VIII y Henry Ford). Una población que se rige por una religión inútil y arcaica, por la que son capaces de cometer atrocidades con la conciencia completamente tranquila. Ésta es la crítica feroz que Shaffer hace a Gran Bretaña

Ahora sólo queda esperar que algún distribuidor un poco menos ignorante (y no más ladrón) de lo habitual tenga un rapto de inspiración y comercialice esta película en España, con el cuidado que merece (es decir, una edición con extras dignos de tal nombre, como la espléndida edición estadounidense de Anchor Bay), y sin timarnos demasiado (demasiadas películas "de culto" hemos padecido y padecemos con precios escandalosamente altos). Luego se quejarán de que pirateamos.